El verano, un tiempo perfecto para hacer reformas

Publicada en Publicada en General

Ya has decidido que quieres reformar el baño, o la cocina, o la terraza de casa, y es que el tiempo no pasa en balde y todo lo deteriora, todo sufre un desgaste. Además las modas pasan, y ya no te gusta el estilo que diste a tu casa hace años, quieres volver a mirar tu hogar y decir: ¡Oh, qué bonito que ha quedado! Da gusto estar aquí.

La verdad es que sí, todo requiere un mantenimiento y todo necesita renovarse y mejorar cada cierto tiempo. Ocurre con tu casa, con tu coche, y hasta con tu persona. Tú como persona puedes cambiar en cualquier momento del año, el coche también, pero la reforma de la casa es algo que la mayoría de las personas queremos afrontar en los meses de luz, en primavera, en verano o a principios de otoño.

Si tu plan no es irte unas largas vacaciones de varios meses a una isla del pacífico, deberías saber que el verano es un tiempo perfecto para prepararse para una reforma. Te explicamos por qué:

  1. Los materiales se secan antes: la pintura, el yeso, el mortero… Todo se seca antes con el calor y la obra va a durar muchos menos días que si decides reformar en meses fríos y húmedos.
  2. Tienes más tiempo: Si no te vas de vacaciones o precisamente si te das unos días para descansar en la playa, vas a tener tiempo para planificar los materiales que quieres usar, la redistribución de las estancias, los colores de las paredes, etc.
  3. Tu familia tiene más tiempo libre también: La planificación de la reforma puede ser algo que te encante liderar pero es conveniente que haya un consenso de lo que se quiere de todos aquellos que habiten en tu casa. El verano es un tiempo perfecto para sentarse todos en la mesa y decidir qué queremos hacer.
  4. Quizás sea mejor no estar en casa: Si ya sabéis lo que queréis y tenéis un profesional de confianza, podéis optar por dejarle las llaves de casa, iros de vacaciones, y ahorraros la nube de polvo, productos tóxicos y suciedad que vais a respirar en casa si os quedáis.
  5. Los días son más largos: Dado que hay más horas de luz también hay más tiempo aprovechable para ir a ver materiales, visitar show-rooms, pedir presupuestos, estar pendientes de que los acabados sean los deseados, y conservar energía hasta la noche. Recuerda que en Enero a las seis de la tarde ya es de noche y el tiempo apenas cunde.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *